Resumen

Desde hace décadas ha sido ampliamente aceptada la idea de que la enseñanza en la educación superior requiere didácticas especiales (Ferrández, 1990). Lo anterior se justifica argumentando que las disciplinas de este nivel educativo están constituidas por campos de conocimientos muy especializados, estos campos de conocimiento desarrollan procedimientos muy particulares, y los profesionales en ciernes de cada campo de conocimiento deben adquirir valores específicos durante su quehacer cotidiano en las aulas (Rué, 2007). Por eso, la didáctica en la educación superior tiene por objeto aplicar los conocimientos generales de las ciencias de la educación a determinados campos de conocimiento de manera específica (Moreno, 2011).

La literatura especializada en educación del diseño admite que aplicar los conocimientos generales de las ciencias de la educación a la enseñanza del diseño de manera específica implica varios desafíos (Sánchez y  Aguilera, 2010). Esto ha generado estimulantes debates académicos encaminados a definir qué modelos educativos, qué estrategias de enseñanza y qué técnicas didácticas pueden favorecer el aprendizaje del diseño (Melles, Howard y Thompson-Whitesidec, 2012).

Descarga: “Propuesta para identificar la investigación de frontera en la Investigación Basada en Diseño sobre nuevos modelos educativos”