El modelo educativo Ala Invertida fue propuesto hace quince años como una alternativa a la educación presencial tradicional (Bergmann & Sams, 2012). En esa época sus autores, Jonathan Bergmann y Aaron Sams, tenían dos objetivos principales: ayudar  a las y los alumnos que faltaban a clase para que no se retrasaran en su desempeño académico, y hacer más eficiente el tiempo de las clases presenciales. Desde entonces, el Aula Invertida ha ganado popularidad por ser una propuesta susceptible de aplicarse en todos los niveles educativos y en todas las asignaturas de la educación formal.

Este modelo ganó mucha atención durante la pandemia por COVID-19 porque, a diferencia de otros modelos, reorganiza de manera original y sencilla el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Descarga “El Aula invertida como estrategia de reincorporación a las clases presenciales”